Sucesión de empresa

pregunta¿EL CAMBIO DE TITULARIDAD EXTINGUE LA RELACIÓN LABORAL?

El cambio de titularidad de una empresa, no extingue por sí mismo la relación laboral, quedando el nuevo empresario subrogado en los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social del anterior, incluyendo los compromisos por pensiones y, en general, las obligaciones que hubiera adquirido el cedente en materia de protección social complementaria.

pregunta
¿QUE GARANTÍAS TIENEN LOS TRABAJADORES?

A los trabajadores afectados se les continúa aplicando el convenio colectivo que en el momento de la transmisión estuviese en vigor en la empresa, salvo pacto en contrario, establecido una vez consumada la sucesión mediante acuerdo de empresa entre el cesionario y los representantes de los trabajadores.

Esta aplicación se mantiene hasta la expiración del convenio colectivo de origen o hasta le entrada en vigor de otro convenio colectivo nuevo que resulte aplicable a la entidad económica transmitida.

En relación a los representantes legales de los trabajadores se establecen las siguientes obligaciones:

a) Cuando la empresa, objeto de la transmisión conserve su autonomía, el cambio de titularidad del empresario no extingue por sí mismo el mandato de los representantes legales de los trabajadores, que continúan ejerciendo sus funciones en los mismos términos y bajo las mismas condiciones que regían con anterioridad.

b) El cedente y el cesionario deben informarles sobre los siguientes extremos de la transmisión:

  • Fecha prevista.
  • Motivos.
  • Consecuencias jurídicas, económicas y sociales, para los trabajadores.
  • Medidas previstas respecto de los trabajadores.

En cuanto al momento en que se debe facilitar la información.

  • El cedente está obligado a facilitarla con la suficiente antelación, antes de la realización de la transmisión.
  • El cesionario está obligado a comunicar estas informaciones con la suficiente antelación y en todo caso, antes de que sus trabajadores se vean afectados en sus condiciones de empleo y de trabajo.

En los supuestos de fusión y escisión de sociedades, ambos han de proporcionar la indicada información, en todo caso, al tiempo de publicarse la convocatoria de las juntas generales que han de adoptar los respectivos acuerdos.

Por otra parte, el cedente o el cesionario que previere adoptar, con motivo de la transmisión, medidas laborales en relación con sus trabajadores deberá iniciar un período de consultas con los representantes legales de los trabajadores sobre las medidas prevista y sus consecuencias para los trabajadores.

Las consultas han de celebrarse con la suficiente antelación, antes de que las medidas se lleven a efecto. Durante el mismo, las partes deben negociar de buena fe, con vistas a la consecución de un acuerdo.

Estas obligaciones de información y consulta se aplican con independencia de que la decisión relativa a la transmisión haya sido adoptada por los empresarios cedente y cesionario o pro las empresas que ejerzan el control sobre ellos, sin que pueda tomarse en consideración cualquier justificación de aquéllos basada en el hecho de que la empresa que tomó la decisión no les ha facilitado la información necesaria.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: